Inicio / Libros / Narrativa / Cuando el cielo no olvida ID: B15125
Ver imagen ampliada

Cuando el cielo no olvida

Catálogo:
Autor: José Juan Mújica Villegas
ISBN: 978-84-15661-95-5
País original: España
Idioma original: Español
Fecha de publicación: 2012
Promulgador:
Añadir el libro a Mis Favoritos
El libro ha sido añadido a Mis Favoritos
En su lista de Favoritos hay 0 libros.

Autor/es: José Juan Mújica Villegas

J. J. Mújica Villegas nació en Tamaraceite, Las Palmas de Gran Canaria, en el mes de diciembre de 1949.

Desde muy joven, siempre se distinguió por su dedicación a todo cuanto estuviese relacionado con la actividad literaria, trabajando en relatos cortos, poesía, pensamiento, teatro... Luego, dio un paso más, publicando su primera novela: El hechizo de la mosca tse-tse (2005). A ésta le siguieron otros títulos: La Orden del papiro de ámbar (2007), El duende y la sonrisa (2008), Leyendas apócrifas de San Tamarenzo (2009), ¿Qué piensa la eternidad? (2010)... Poseedor de una ágil intuición, muestra lo sublime o lo divertido que brota espontáneamente de su imaginación, creando historias fabuladas de hábil diseño y sencilla originalidad.

Título:

Cuando el cielo no olvida

Cuando el cielo no olvida asume su condición costumbrista frente al inmenso azul del horizonte atlántico. Muestra notas de canto a la isla de Gran Canaria, a su paisaje, a sus gentes y a una forma de vivir la vida más allá de las fronteras determinadas tan sólo por lo cotidiano. En ese escenario, el destino de tres personas se verá marcado inexorablemente. La amnesia se convierte en el hilo conductor del argumento en donde, sin renunciar a los postulados más elementales de la condición humana, emergen pasiones con una cadencia casi idílica. De París, a los hermosos paisajes irlandeses; de la espera, al reencuentro; de la adolescencia, a la juventud madura; de los sueños, a la realidad más perentoria; del amor, al sexo, y de la vida, a la muerte. Es vertiginosa la imaginación con la que J.J. Mújica Villegas reviste a sus personajes, inscritos en las coordenadas de la aventura. Porque todo en ellos nace más de una vez, se recrea y se vivifica. Al final de la lectura de este hermoso canto, el apunte de la trama desvela lo que encierran los recuerdos sin memoria: una paradoja hermosa y enigmática que, en este relato, sólo Gran Canaria y su cielo no olvidan.

Fragmentos originales:

Leer un fragmento:

Aunque aquel barrio quedaba lejos de la casa de su abuela, solía pasear por las calles de Montmartre al menos dos tardes por semana. Era un lugar que le atraía, y no sólo por su originalidad, su historia o su encanto. Estaba convencida de que allí, en aquel lugar situado en un extenso promontorio elevado en uno de los laterales del Sena, existía una de las tantas cosas que se habían desvanecido con sus recuerdos. Era consciente de ello, pues siempre se aceleraba su corazón y un vaho de extraña añoranza se adueñaba de ella en cada visita. Paseaba en solitario y buscaba entre un caudal de motivos que, según sus sensaciones, podrían convertirse en un referente, en la piedra filosofal que descorriera la cortina tras la que se escondía lo perdido. Había esquinas, balcones, terrazas, parques, iglesias que parecían querer decirle algo. Lo notaba. Sabía que unos lugares le aceleraban el pálpito más que otros. Y aquellos que conseguían trastornarle el ánimo lo hacían llevándole al alma una sensación de incomprensible congoja que le dejaba el pensamiento atormentado. Montmartre era un lugar que enamoraba, con sus sinuosas escalinatas, con su vista sobre la ciudad, con sus gentes ya no tan bohemias como antaño, con sus visitantes, con sus entrañables recuerdos de un pasado glorioso y distinto del que ahora reposaba en la memoria de sus adoquines, de sus paredes y de su ambiente dormido en el tiempo. En el tiempo, sí, en ese movimiento eternamente inmóvil. Seguían vivos el Moulin Rouge, los cabarets de la Place Pigalle, el Moulin de la Galette, éste ya cerrado como si de una inscripción de otro tiempo se tratase; o la bellísima basílica del Sagrado Corazón, con sus grandiosas cúpulas que la hacían ser uno de los monumentos más visitados de París.

......
Otros libros relacionados:
Acceda, por favor

E-mail:

Contraseña:

Crear una cuenta gratis

¿Ha olvidado su contraseña?